Sobre mí

Desde siempre, me ha interesado mucho el mundo de la terapia a fin de ayudar a las personas a que puedan disfrutar al máximo de su calidad de la vida. 

Mi formación previa 

Me formé en Terapia Ocupacional en Alemania entre 2013 y 2016. Mientras trabajaba como terapeuta en distintas áreas como pediatría o geriatría, en centros de rehabilitación y hospitales especializados en pacientes con daño cerebral, me di cuenta de que el tema de los dolores estaba continuamente presente. A fin de ampliar mi capacitación profesional y poder mejorar los resultados de mi terapia, realicé varias formaciones complementarias como Equinoterapia, Atención Temprana, Terapia de Puntos Gatillo y el Método del Concepto de Bobath. 

Como conocí la terapia del dolor 

 Durante una época, mi madre sufrió fuertes dolores físicos y el hecho de no poder ayudarla me frustró mucho. Así que empecé a orientar mis estudios e investigaciones hacia el tratamiento del dolor. Así, en el año 2018, conocí el método de Roland y Petra Liebscher-Bracht. Estaba muy ilusionada con el concepto porque estaba buscando exactamente un método terapéutico integral como ese: que englobara el aspecto físico y el mental, sin olvidar la nutrición. Al hacer la formación en Bad Homburg (Alemania), tuve la experiencia directa de que la terapia funcionaba también con mis propios dolores (desde la edad de 12 años había padecido problemas de cadera que traté con muchas otras terapias sin exito). 

 Mi filosofía profesional

Desde entonces, con las numerosas experiencias positivas que he tenido en consulta con mis pacientes y gracias a la satisfacción de saber que puedo ayudar para dar autoayuda -como propone el método de la Terapia del Dolor-, mejorando así la calidad de la vida de muchas personas, puedo decir que esta forma de terapia me llena plenamente y la ejerzo con mucha pasión.

Debido a una experiencia personal que ha marcardo mi vida, he aprendido que la vida muchas veces puede ser más corta de lo que pensamos: ¡la vida no es algo que tengamos que aguantar, es algo que deberíamos disfrutar al máximo!

Mi visión, como también la de Ronald y Petra Liebscher-Bracht, es ayudar a todo el que lo necesite a poder tener una vida sin dolor – sin necesidad de medicamentos y sin operaciones-.